Personal de Altan en la explanada de la empresa durante los paros parciales de final de 2020.

El comité fue informado por videoconferencia de una operación que abre dudas sobre la actividad en la planta de Bernedo

La plantilla de Altan Pharmaceuticals en Bernedo respira incertidumbre ante los efectos que pueda suponer el cambio de dueño de la empresa, una noticia que se confirmó la pasada semana. El viernes la farmacéutica Ethypharm, creada en Francia y con presencia en varios países europeos, anunciaba la firma de un acuerdo definitivo para adquirir el grupo que posee y opera la planta de Montaña Alavesa y la de Casarrubios del Monte (Toledo), las dos con certificación EU-GMP en España.

Trabajadoras y trabajadores de Altan Pharma eran informados el mismo día que Ethypharm hacía pública a través de un comunicado de prensa esta adquisición, que supone para la firma francesa entrar en el mercado español y ampliar su cartera en Cuidados. «Gracias a la gran presencia de Altan Pharma en España, Ethypharm alcanzará una cobertura comercial completa en los 5 principales mercados europeos al cierre de la operación, que se espera tenga lugar en la en la segunda mitad de 2021. Ethypharm también se beneficiará de una cartera ampliada de productos inyectables hospitalarios de alta calidad y de una amplia gama de proyectos de I + D, que encajan perfectamente con su franquicia de Cuidados Críticos existente», manifestaba Bertrand Deluard, CEO de Ethypharm, quien calificó la operación como «un hito importante en la transformación de esta farmacéutica».

Guillermo Herrera (CEO de Altan, a la derecha) en una visita institucional a la planta en 2015

La comunicación corporativa se hizo llegar por videoconferencia por boca de Guillermo Herrera, en la última etapa director ejecutivo de Altan Pharma. «Nos pilló de sorpresa tanto al Comité como a la plantilla a quien se lo comunicaron poco después ese mismo día. Fue un auténtico bombazo sobre todo también porque está decidido que nos han vendido como empresa y no se puede hacer nada», reconocía Isabel Barrera, presidenta del comité de empresa. Barrera recuerda que el comité intuía movimientos cuando en abril y mayo se sucedieron algunas visitas «de inversores, creíamos nosotras que venían a aportar capital para las innovaciones que ya nos anunció la empresa. Pensamos que quizás habría venta de acciones pero no el cambio total de accionistas».

Empresas complementarias

La información corporativa habla de Altan Pharma y Ethypharm como dos empresas con una cartera de productos y ámbito geográfico complementarios que pueden ampliar mercados. «Así nos lo han vendido. Ellos no tienen las bolsas que nosotras hacemos. Altan coloca entre el 50 y 60% del producto en el mercado español . La otra planta del grupo Altan, en Casarrubios, hace ampollas diferentes en catálogo a las de Ethypharm. Y con esas fórmulas podrían entrar aquí. Ellos tienen jeringas inyectables (adrenalina etc.) y otros productos críticos, con los que pueden acceder al mercado de USA», expone Barrera.

La presidenta del comité (ELA + LAB) reconoce que hay incertidumbre al no saber qué consecuencias laborales traerá la operación de venta de Altan. «No sabemos. Guillermo Herrera dijo que no habrá cambio de condiciones pero creemos que él ya no lo puede asegurar porque habrá otro consejo de administración, que vendrá a presentarse en julio. No sabemos si el organigrama de nuestra empresa será el mismo o distinto o si como trabajadoras tendremos que negociar con otra persona dentro de otra empresa». En todo caso la operación de adquisición de Altan Pharma -en la que no ha transcendido su montante económico- está pendiente de trámites que como poco se pueden alargar dos meses. «Hay un período de 60 días hasta que salga el clowsing (Cierre e integración para la adquisición) y el Tribunal de cuentas de la UE dé conformidad a la operación».

La plantilla quiere saber cómo repercutirá la venta en sus empleos.

Reunión el viernes 25

Barrera adelantó que este viernes 25 está prevista una reunión del comité con los asesores sindicales para analizar la situación. La operación de venta de Altan «nos ha pillado en medio de la negociación por el convenio. Nuestro miedo es que, además de suponer un parón, no sabemos si estamos negociando con personas que estarán o no dentro de dos meses». En este sentido, y como ya informamos en febrero cuando se hicieron efectivos 14 despidos, el comité aspira a tener un convenio registrado superando la situación provisional del pacto de empresa. «Tenemos incertidumbre por saber cómo se habrá vendido a  la nueva empresa nuestra situación y negociación». Las dudas se extienden incluso a si Altan Pharmaceuticals seguirá o no como nombre de empresa.